lunes, 23 de junio de 2014

CADA CUPO QUE SE CAE ES UN CHICO SIN COMER

LA PROVINCIA REDUJO EN UN 30 POR CIENTO EL PRESUPUESTO PARA COMEDORES ESCOLARES


El titular de la Central de los Trabajadores de la Argentina provincia de Buenos Aires, Roberto Baradel, junto a directivos e inspectores escolares, presentó un extenso informe sobre la necesidades y carencias del Servicio Alimentario Escolar. La denuncia fue realizada ante el Defensor del Pueblo bonaerense, Dr. Carlos Bonicatto, quien se comprometió trasladar la inquietud al Ministerio de Desarrollo y Acción Social provincial.

El informe efectuado por el SUTEBA en unos 30 distritos de la provincia de Buenos Aires arrojó como saldo una reducción de más de 95 mil raciones entre copa de leche y almuerzo solo en esos distritos. Además se denunció una falta de criterio ya que no se consideró el incremento sostenido en el sistema educativo producto de la obligatoriedad que tienen las familias de mandar a los chicos a la escuela.

En el peor de los casos, en distritos con altos índices de desocupación, tal es el caso de Mar del Plata, la reducción de raciones en los comedores escolares es de 10.500 alumnos sin comer. En Colón y Pilar, la baja fue de 9.000 cupos, en San Miguel y Tres de Febrero, la reducción es de 7.600 cupos en cada uno de los distritos. Lo pesado de las cifras es que cada cupo es un alumno sin comer.

Según el informe, las autoridades provinciales "no consideraron el incremento de matricula interanual 2013-2014, principalmente es los niveles obligatorios y en distritos claves como los que se ubican en el segundo y tercer cordón bonaerense".

En tanto, para Baradel estas prácticas llevadas adelante por el Poder Ejecutivo provincial significan un "grave perjuicio a los derechos de los alumnos bonaerenses y va a contramano de lo acordado a principio de año en los acuerdos paritarios firmados entre la Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE) y los gremios docentes", 

Otro preocupante ejemplo es el caso de Junín en donde las autoridades escolares solicitaron un incremento de 300 raciones más y obtuvieron como respuesta una reducción de 2000 cupos. Es decir, 2000 nuevos chicos sin comer. 

Pero eso no es todo, Silvia Almazán, secretaria de Formación, Investigación, Proyectos y Estadísticas de la CTA provincial indicó que "el recorte de los cupos fue aplicado en forma indiscriminada y afectó a escuelas de doble escolaridad, primarios y secundarios con jornada extendida -es decir con más de 6 horas en el establecimiento- escuelas rurales, de islas, de educación especial incluso aquellas en que los alumnos pernoctan".

Otro tema sobresaliente de la denuncia efectuada hoy ante el Defensor del Pueblo bonaerenses es la poca y baja calidad de los alimentos ya que en las raciones no se contempla ingredientes tan básicos como carne, frutas, lácteos y verduras.

Según el informe, el recorte presupuestario para los comedores escolares oscila -inexplicable- entre un 24 a un 30 por ciento. Reducción arbitraria que golpea donde más duele: En el estomago de los chicos, porque cada cupo que se pierde es un alumno que no come.