FELICIDADES!!

FELICIDADES!!

lunes, 26 de enero de 2015

JUBILADOS: NUEVO AUMENTO SALARIAL A COBRAR CON EL SUELDO DEL MES DE ENERO 2015


IMPORTANTE LOGRO PARA LOS JUBILADOS

Desde la Secretaria de Jubilaciones y la Dirección Gremial en el IPS hemos logrado que el Instituto de Previsión Social cargara el aumento logrado el 5 de enero para que los Cros. jubilados puedan percibirlo con los haberes del mes de enero 2015; esto es con el cobro de los días 29 y 30 del corriente, aún antes de que lo perciban los activos.
El FGDB se reunió con las autoridades de la DGCyE, en el marco de la Comisión Técnica Salarial y logró un aumento del salario básico docente incorporando al mismo las siguientes sumas: 


- Las sumas bonificables y remunerativas, códigos 445 de $338 y código 447 que es su bonificable en antigüedad.
- Código 2443 de $110, esta era una suma no bonificable y no remunerativa, de las que se conocen como "sumas en negro".
- A su vez hubo un incremento del cod. 455 de $ 300.- (cifra que al ser remunerativa para los activos, la percibirán también los jubilados y formará parte de próximos aguinaldos).
Estos códigos corresponden a los recibos de haberes de los compañeros que aún se encuentran en actividad. Para aquellos que ya están jubilados, el IPS como siempre, utiliza una codificación diferente; por lo tanto encontraran modificaciones en los recibos de haberes.
Esta propuesta se cobrará a partir del 1 de enero de 2015. 

ES IMPORTANTE DESTACAR QUE ESTE AUMENTO SALARIAL INICIAL MEJORA CONSIDERABLEMENTE NUESTRAS CONDICIONES PARA LA NEGOCIACIÓN EN LA MESA PARITARIA DEL AÑO 2015.

EL PLAN PROGRESAR CUMPLE UN AÑO CON MAS DE 565 MIL INSCRIPTOS EN TODO EL PAIS


FUENTE; PAGINA 12 / ECONOMIA
Por Tomás Lukin
Lunes 26 de enero de 2015

"Es un incentivo para ir al colegio”

El programa de ayuda a jóvenes de 18 a 24 años para que puedan cursar estudios primarios, secundarios, terciarios y universitarios sigue ampliando su cobertura. Aquí, testimonios de algunos de los titulares de este nuevo derecho y un balance del plan.


El Programa de Respaldo a Estudiantes Argentinos (Progresar) incorporó a más de 565 mil beneficiarios durante su primer año de existencia. La mayoría de los jóvenes de entre 18 y 24 años inscriptos, el 44 por ciento, está cursando estudios universitarios, mientras que un 29 por ciento está finalizando el secundario y otro 23 por ciento se capacita en distintos cursos y oficios. El plan asigna 600 pesos por mes. “Me inscribí en el Progresar al día siguiente que lo anunciaron. Quiero recibirme y trabajar en YPF. Soy primera generación de estudiante universitaria, es todo un orgullo para la familia”, cuenta Gisela, estudiante de segundo año de la carrera de Ingeniería en Petróleo de la Universidad Nacional Arturo Jauretche. Estudiar en instituciones públicas y un nivel de ingreso del grupo familiar por debajo del Salario Mínimo Vital y Móvil son condiciones necesarias para acceder al derecho. Con 20 años, Gisela vive en el barrio Ricardo Rojas, en Florencio Varela, con sus padres y dos hermanos. Apasionada por la química, recuerda su trabajo en una parrilla donde le pagaban 120 pesos por cada jornada de nueve horas. Seis de cada diez de los titulares de derecho son mujeres.

“Trato de hacer changas, algunos fines de semana voy como vendedora a algún puesto en una feria, me pagan 190 pesos pero son doce horas. Fui a muchas entrevistas de trabajo pero es muy complicado trabajar ocho horas y seguir con la carrera. Hoy no tengo la necesidad de salir a buscar porque mi familia me ayuda y además tengo el Progresar”, comentó Gisela a este diario. “El Progresar nos permite pensar a los jóvenes de dónde viene la ayuda y tomás conciencia del esfuerzo que hace el Estado. Tal vez no es mucha plata, pero me sirve para cargar el celular y la SUBE, donde además tenemos un descuento en los boletos. Para el resto, para vivir, mi viejo que es electricista me ayuda”, sostuvo Gisela.

“El Progresar es la continuación y complemento de la Asignación por Embarazo, la AUH, el programa Conectar Igualdad, la construcción de 1500 escuelas y la creación de nueve universidades nacionales. Este piso de protección social para niños y jóvenes de 0 a 24 años conforma la red de políticas de inclusión social más grande de América latina”, expresó el ministro de Economía, Axel Kicillof, al hacer un balance del programa.

“El Progresar está funcionando muy bien, con más de 565 mil inscriptos que cobran en forma transparente. Está destinado a un sector que le costaba mantenerse en la universidad y ofrece un incentivo para contener a muchos otros en el sistema educativo para que terminen la secundaria o se capaciten. Hay muchos chicos que podrían ingresar pero no estudian y tenemos que sumarlos”, afirmó el director ejecutivo de Anses, Diego Bossio. Sobre el total de 565 mil jóvenes titulares de derecho, casi 190 mil viven en la provincia de Buenos Aires, 42 mil son salteños, mientras que en Mendoza y Tucumán hay más de 32 mil beneficiarios en cada una. En Santa Fe, Córdoba y Chaco, los titulares ascienden a 30 mil por provincia. “Mi mamá cobraba la asignación universal y desde noviembre, cuando cumplí 18 años, empecé a recibir yo el Progresar”, comenta Nicolás, un joven de Rafael Castillo que está finalizando sus estudios secundarios. “Me indigna cuando dicen que les dan plata a los vagos. Suelo juntarme con gente que está en contra. Yo no hablo mucho de política, no milito, no me gusta confrontar, pero tengo mi opinión. Para mí es una ayuda, no es que voy a dejar de hacer nada. Es un beneficio, un incentivo para seguir en el colegio, un derecho”, explicó Nicolás durante una conversación con este diario. Contó que el año pasado pensó en abandonar la secundaria, algo que no le cayó nada bien a su mamá Norma, pero ahora tiene ganas de inscribirse en un profesorado de literatura. Todavía debe aprobar matemática para pasar a sexto año del secundario: “Tengo que rendirla por no prestar atención”, advierte antes de continuar. “Como estoy de vacaciones ahora uso la plata para divertirme, por ejemplo salgo a comer. Hace poco compré unos libros viejos de Oscar Wilde, una edición del año ’60 de La balada de la cárcel de Reading”, sostuvo Nicolás, que tiene a Herman He-sse entre sus autores preferidos.
Perspectiva académica

“Aun cuando resulta innegable la contribución de las transformaciones en el proceso productivo a las mejoras socioeconómicas, los avances más significativos en términos de distribución del ingreso respondieron a la implementación de políticas públicas vinculadas al cambio de paradigma en el sistema de protección social”, enfatizan los investigadores del CEIL, Ana Paula Di Giovambattista y Demián Panigo, al referirse a iniciativas como el plan de inclusión previsional, la Asignación Universal por Hijo y el Progresar. Los economistas consideran que esas herramientas representan un cambio paradigmático en el sistema de protección social argentino. “Hay una nueva lógica de universalización y presencia permanente del Estado garantizando un ingreso mínimo de subsistencia que disocia las prestaciones de las condiciones del individuo en el mercado laboral”, explicó a este diario Di Giovambattista.

Con una visión diferente, Soledad Villafañe, directora de Estudios y Coordinación Macroeconómica del Ministerio de Trabajo, estimó que a lo largo de la última década el 70 por ciento de las mejoras observadas en el índice de Gini fueron explicadas por la dinámica del mercado laboral, fundamentalmente la creación de puestos de trabajo. La economista explicó a Página/12 que en la actual coyuntura de estancamiento de la creación de puestos de trabajo registrados, la relevancia de las transformaciones del sistema de la seguridad social implicaron un aumento de su participación en la reducción de la desigualdad.

“Un aspecto relevante es fortalecer el trabajo territorial a través de la red de tutores y los servicios de cuidado infantil para ampliar el grado de adhesión al programa, fundamentalmente en las regiones más pobres del país”, indicó Di Giovambattista. La docente de las universidades de La Matanza y Moreno también advirtió sobre la necesidad de revertir la extendida estigmatización que persiste sobre los programas de transferencias monetarias condicionadas, como la AUH o el Progresar.

domingo, 25 de enero de 2015

JOSE LUIS CABEZA, PRESENTE!!!!!

viernes, 23 de enero de 2015

HOMENAJE AL FLACO SPINETTA


LUIS ALBERTO SPINETTA
23 de enero de 1950 - 8 de febrero de 2012

Alejo Demichelis, secretario de Prensa de la Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA), rememora al querido músico y poeta Luis Alberto Spinetta y su inclaudicable apoyo a la escuela pública y la causa docente.

"Músico exquisito que forma parte de la historia del rock y de la cultura nacional, el Flaco, además, se destacó por su enorme calidez, solidaridad y compromiso con las causas nobles y justas.

"Lo recordamos envuelto en un guardapolvo blanco cuando visitó varias veces la Carpa Blanca, esos 1003 días donde los docentes argentinos ayunamos frente al Congreso Nacional. La primera vez, el Flaco vino con su guitarra y nos brindó en la intimidad su respaldo y nos dio fuerzas con su música.
"Pero en otras ocasiones marchó de Congreso a Plaza de Mayo en primera fila con el guardapolvo blanco y cantó frente a miles de personas. Siempre defendiendo la escuela pública, lo que significaba la importancia de la educación para los niños y jóvenes. Su ser luminoso nos ayudó y nos brindó fortaleza en esos duros momentos.
"Después, nuevamente, estuvo presente junto a CTERA cuando el terrible asesinato del docente neuquino Carlos Fuentealba. De todas las acciones que hicimos, él estuvo en un festival donde se reclamaba juicio y castigo a los culpables. Además brindó su apoyo y cariño a Sandra Rodríguez de Fuentealba.

"La primera vez que el Flaco pisó los estudios de Radio Nacional fue en el programa que CTERA tiene, Canto Maestro. Vino por su amor a los docentes y nos dio esa alegría y ese honor.

"En 2008, CTERA le entrega la distinción “Maestro de Vida”, reconocimiento que agradeció con lágrimas en los ojos.

"Luis Alberto Spinetta, el querido Flaco, deja un vacío enorme en nuestros corazones, pero seguirá siempre presente como un gran ser humano, como un gran artista, como una de aquellas personas luminosas que nos seguirá inspirando para seguir, para no claudicar, para meterle con alegría a todos los desafíos de la vida.

"Resuena todavía en nuestros oídos y en nuestros ojos cuando luego de recibir la distinción “Maestro de Vida” nos entonó a capella “Maribel se durmió”, canción dedicada a las Madres de Plaza de Mayo, y como dice esa bella canción le decimos al amado Flaco: “Canta, canta toda la vida, canta con emoción y al partir sentirás una brisa inmensa de libertad.”

Nota publicada en el Diario Tiempo Argentino del 9 de febrero de 2012.

lunes, 19 de enero de 2015

FALLECIO LA PEDAGOGA CUBANA QUE AYUDO A ALFABETIZAR A 8 MILLONES DE PERSONAS


Falleció la pedagoga cubana que ayudó a alfabetizar a 8 millones de personas

FUENTE; DIARIO TIEMPO ARGENTINO / SOCIEDAD
19 DE ENERO DE 2015

Leonela Inés Relys Díaz tenía 67 años

Fue la creadora del programa Yo sí puedo, que según un principio de solidaridad intelectual palió el analfabetismo en varios países de América Latina. En la Argentina, la herramienta llegó a principios de siglo y funciona en 18 provincias.

El analfabetismo existe porque existen inequidades e injusticias sociales", repetía como una oración, como un mantra, mientras exhortaba aquí y allá, en el lugar del mundo que le tocara visitar, a los dirigentes políticos y educadores del sistema capitalista, a que abrieran sus puertas y atendieran, antes que al capital, a la vida; a que se sintieran responsables por sus niños y jóvenes. "Que no exista educación para todos es un caldo de cultivo", repetía, advertía Leonela Inés Relys Díaz, la famosa pedagoga cubana, creadora del método de alfabetización Yo sí puedo, que ha enseñado a leer y escribir a más de 8 millones de personas en el mundo y que acaba de fallecer en La Habana, a sus 67 años.

Relys Díaz nació en Camagüey, el 20 de abril de 1947. A los 15 se sumó al ejército de alfabetizadores que en los '60 convirtieron a Cuba en el primer país libre de analfabetismo. Años más tarde se convirtió también en la coordinadora general de esa labor en Haití. Ahí, en esa tierra, aprendió su primera palabra en creole, "grangú", que significa hambre. Esa era la respuesta que los pobladores le daban cuando se acercaba con sus cuadernos. Allí también creó el método del Yo sí puedo, que llegaría a distintos países en todo el mundo, y tendría efectos muy significativos en América Latina, especialmente en Bolivia y la República Bolivariana de Venezuela. 

"Con el Yo sí puedo ha existido un principio básico que es el de solidaridad intelectual. Por eso decimos que el Yo sí puedo es de todos, porque si lo hicimos en quechua, quienes aportaron la cultura y la lengua son los quechua; si lo hicimos en zwahili para Tanzania, quienes aportaron la cultura fueron los tanzanios. Es un programa colectivo y de millones de personas. Tiene mamá, papá, pero también tíos, hermanos, medios hermanos", explicaba en una entrevista realizada en 2013.

El ingenioso programa recupera el conocimiento de las personas analfabetas, y va de lo conocido (los números) hacia lo desconocido (las letras). Además de ser un facilitador, el programa incorpora herramientas audiovisuales. "El pueblo haitiano nos permitió entender cómo los medios audiovisuales son fundamentales para la educación en un pueblo y cuánto pueden ayudar a desarrollar una buena campaña de alfabetización. Aprendimos además de forma más marcada la relación del analfabetismo con la pobreza, el hambre, la miseria, la insalubridad", explicaba la pedagoga.

Por el resultado de su trabajo, la Unesco le confirió a Cuba la Mención Honorífica Rey Seijong y posteriormente el Premio Rey Seijong, pero ella misma recibió innumerables premios y reconocimiento en congresos y eventos nacionales e internacionales, por su labor militante, entre ellas, las órdenes Frank País de Primero y Segundo Grado, que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba, la Orden Ana Betancourt y las medallas Trabajador Internacionalista, Conmemorativa 40 Aniversario de las FAR y José Tey, y el título de Heroína del Trabajo de la República de Cuba.

En la Argentina, el método desembarcó a principio de la década de 2000, por impulso de diferentes movimientos sociales. Una de las organizaciones más comprometidas con la aplicación del Yo sí puedo es la Fundación Un Mundo Mejor Es Posible (Ummep), que también importó el programa Operación Milagro para devolverles la vista a personas humildes. Según cifras de esa organización, más de 26 mil argentinos fueron alfabetizados des­de 2003 y, en la actualidad, el programa funciona en 18 de las 24 provincias, desde Misio­nes hasta Tierra del Fuego. «

TAMBIEN EN LA ARGENTINA


"Mi trabajo fue de golondrina, anduve de pago en pago, y en ninguno me quedé. Y ahora estoy con la vejez, de a poquito voy cavando la fosa para el cementerio. Cuando es viejo uno no hace las cosas por hacerlas, las hace porque las tiene que hacer. Antes te mandaban a la escuela, y acá vos vas por gusto tuyo. Aparte hicimos un grupito lindo de gente, nos prestamos los lápices y estamos así, que no se siente una mosca, mirando el cuaderno y el pizarrón. No parecíamos gente adulta, o sí parecíamos gente adulta porque no hacíamos bochinche para nada. Ahora podés ir a otra escuela y seguir estudiando cualquier cosa. A mí me gusta mucho la guitarra, porque me gusta mucho cantar, así que ahora voy a ver si aprendo guitarra. Porque un croto con guitarra ya no es un croto, es más lindo."

La experiencia de Francisco, un poblador de la localidad de Conhello, provincia de La Pampa, es una de las tantas registradas en el documental Yo sí puedo, la alegría de aprender y enseñar, dirigido por María Torrellas. La película se proyectó por primera vez hace sólo dos meses, durante la 8ª Muestra de la Asociación de Documentalistas Argentinos, y se pueden ver algunos fragmentos por YouTube. "Fue un homenaje a esa permanente solidaridad cubana", señaló la documentalista a raíz del estreno.

EN EL MUNDO

Hay en todo el planeta 781 millones de personas analfabetas en edad adulta, un 16% de la población global. De ellas, el 64% son mujeres, una tasa que no mejora desde 1990.

RANKING

4º puesto En ese lugar está Cuba, según el Atlas de la Alfabetización de Unesco, entre los países con mejores tasas de alfabetización, con 99,8 por ciento. Primero, Corea del Sur.

sábado, 17 de enero de 2015

HOMENAJE A ALFREDO ZITARROSA


Montevideo, 10 de marzo de 1936 - Montevideo, 17 de enero de 
1989


Crece desde el pie
(Candombe)

Crece desde el pie, musiquita,
crece desde el pie
uno dos y tres, derechita,
crece desde el pie.

Crece la pared por hiladas
crece la pared
crece desde el pie amurallada
crece desde el pie.

Crece desde el pie, musiquita,
crece desde el pie
uno dos y tres, derechita,
crece desde el pie.

Crece la pared por hiladas
crece la pared
crece desde el pie amurallada
crece desde el pie.

Dentro de su lata la mata
crece desde el pie,
crece desde el pie la fogata
crece desde el pie.

Crecen los mejores amores
crecen desde el pie,
para sus colores, las flores
crecen desde el pie.

Crece desde el pueblo el futuro
crece desde el pie,
ánima del rumbo seguro
crece desde el pie.

Cantan para usted los cantores
crecen desde el pie
un poco de fe y los tambores
pueden florecer.

Crece desde el pie la mañana
crece desde el pie
el sonido de la campana
crece desde el pie.

Crece desde el pie la semana
crece desde el pie
no hay revoluciones tempranas
crecen desde el pie.

No olvides que el día y la hora
crecen desde el pie
después de la noche la aurora
crece desde el pie.

Crece la pared por hiladas
crece la pared
crece desde el pie amurallada
crece desde el pie.

No olvides que el día y la hora
crecen desde el pie
después de la noche la aurora
crece desde el pie.

Crece desde el pueblo el futuro
crece desde el pie
ánima del rumbo seguro
crece desde el pie.

ALFREDO ZITARROSA



viernes, 16 de enero de 2015

¡GRANDE MAESTRA!


ENTREVISTA A ESTELA DE CARLOTTO

La Secretaría de Comunicaciones del SUTEBA está realizando una serie de reportajes con distintas personalidades de la cultura, la música, la política y el arte, entre otros, para conocer sus experiencias con la Escuela Pública, cómo la ven y cómo se la imaginan a futuro. En esta oportunidad, tuvimos el privilegio de hablar con la Presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

¿Cúal es tu relación con la escuela pública y qué recuerdos tenés de tu paso por ella?

Mi relación con la escuela pública es desde que era chiquita, que empecé la escuela primaria. Yo tengo muchos años de manera que en aquella época la escuela primaria se empezaba a los 8 años y había primero inferior, primero superior y hasta sexto grado. Yo nací acá en Buenos Airse y estábamos viviendo en ese momento en Liniers, o sea que empecé mi experiencia escolar en una escuela de Liniers. Después nos fuimos trasladando a diferentes lugares de la provincia por el empleo de mi papá, era Jefe de Correos. Asíque fui conociendo no sólo la escuela de la Capital Federal, sino las escuelas de las Provincias.

Realmente tengo todos muy buenos recuerdos. Yo era una chica estudiosa, terminé el sexto grado en la ciudad de La Plata con un boletín casi de todos 10, porque me gustaba estudiar, me gustaba cumplir, además me sentía muy bien en esa escuela a donde, por razones de mi propia personalidad, soy bien extrovertida: si había que recitar, recitaba, si había que bailar, bailaba, si tenía que disfrazarme de paisana y el pericón, también lo hacía y hacía los pizarrones de efemérides porque me gustaba dibujar. También escribía poesías y se las mostraba a mi maestra de quito grado y ella me decía "que bien, que bien" porque eran de Belgrano, de la Patria, de la Guerra porque me impactaba mucho el tema de la guerra y los niños. Se ve que alguna influencia visual me tocó que mi obsesión eran los niñitos que quedaban huérfanos. Mira vos el destino que después vengo a tener, el resto de mi vida buscando niños también víctimas.

Bueno, todos recuerdos muy lindos. Y alguien me preguntó una vez "qué maestra te quedó más", todas fueron muy buenas pero hubo una que ya no vive que era la que leía mis poesías porque ella era poetisa, Sara del Carmen Hugasi, una señorita de La Plata y siempre que puedo le rindo mi homenaje porque era la maestra: carácter, justicia y cariño. No era melosa ni nada, era justo lo que tenía que tener como condición una maestra. 

Me parece que de todo eso me nace la vocación desde chiquita de decirle a mi mamá: "Mamá yo quiero ser maestra cuando sea grande". Y empecé a ejercer un poquito esa docencia infantil porque fui catequista en la Iglesia del barrio de Tolosa, donde yo vivía. Tendría 10 u 11 años y le enseñaba a chiquitos de 8 o de 7. También a las compañeritas mías que no entendían matemáticas las traía a mi casa y las ayudaba. Siempre esa vocación de enseñar. 

Pude ejercer la docencia y fui muy feliz, pero fui sorprendida de que en realidad mi formación en una ciudad, con un programa de formación docente no me daba ninguna experiencia real de la realidad, valga la redundancia, que me iba a tocar vivir porque fui a una escuelita nacional, de las que se llamaron en ese entonces "Lainez", escuelas que ocupaban un lugar que otras escuelas de esa provincia no ocupaban: lugares desfavorables, muy humildes. A mi me tocó ir a una de esas escuelitas con el guardapolvo todavía de la secundaria, con el moño atrás. Y llegué a la escuela pero no sabía atender cuatro grados conjuntos y la directora me dice "señorita, usted va a tener 3ro, 4to, 5to y 6to" y me dio a los alumnos, me metió en una habitación sin ventilación, de esas casas antiguas tipo chorizo donde el piso era de ladrillo y yo venía de la ciudad y de las escuelas donde di las prácticas en las que no faltaba nada. Entonces tuve que adaptarme, pero pude volcar todos mis amores a esa escuela, porque eran chicos muy humildes, muy buenos y esperaban tanto de la maestra. Asique éramos un poco maestras, asistentes sociales, educacionales, no había nada de eso en ese momento ahí. Pero trabajé muy bien y con mucha libertad. No existía el Ministerio sino el Consejo Nacional de Educación.

¿Te acordás a qué escuelas fuiste o en qué lugares quedaban?

No me acuerdo bien el número de la escuela donde empecé, pero era en Liniers. Después estuve como alumna en Saldungaray, Provincia de Buenos Aires (cerca de Sierra de la Ventana). Después estuve en General Conesa, un pueblito fantasma, donde mi papá era jefe de correos (realmente creíamos que estábamos en otro mundo porque no había médicos, no había Iglesia, no había nada y General Conesa está cerca de la costa, de San Clemente del Tuyú, no sé como estará ahora, quizás está lindo). Ese año, tercero, lo perdí porque se inundó el pueblo y tuvimos que salir de la oficina de mi papá en bote y después mi papá ya no quiso más porque tenía hijos para educar, mi hermano mayor tenía que empezar la secundaria. Entonces me tocó hacer períodos en Capital Federal. En el barrio de Flores fui a una escuela y después terminé en La Plata, en un barrio llamado Tolosa, en la escuela Nº 31. Allí hice tercero de nuevo, cuarto, quinto y sexto. Ahí hice la mayor de mi experiencia en una escuela primaria.

¿Y tu secundaria?

En la secundaria me pasó algo bastante "incomprensible", por no ponerle otro término. Yo dije que era una alumna de 10. Matemática para mi siempre fue así, ni hablar de hacer un relato, una composición o un dibujo. Yo tuve que dar examen de ingreso en el Normal Nº 1 de La Plata para hacer la carrera docente. Rendí y no ingresé porque mi examen "no estaba bien". No podía ser, entonces le dije a mi mamá: "Mamá tenés que ir a preguntar por mi examen y que te lo muestren, porque yo no puedo haber hecho nada mal, porque para mi era pan comido". No se lo quisieron mostrar. Entonces yo creo que ahí hubo algo raro. Entraron otras personas, no las que no teníamos cuña. Es triste, ¿no? ¿Entonces a qué escuela voy a ir? Yo quería ir ahí. Entonces un familiar me propone ir a una escuela privada, pero era costosa y mis padres no podían. Asique me dieron media beca y me recibí en la Escuela de la Misericordia, una escuela privada, de monjas. De las que tengo los mejores recuerdos.

¿Te acordás de alguna maestra en especial? ¿De qué materia o área era?

Las maestras entonces y como me tocó a mi también, enseñábamos todo. No había áreas como hay ahora. Teníamos que todo: Historia, geografía, matemática, lengua, todo. Hasta ejercicios físicos, donde aprovechaba para enseñarle a los chicos a bailar el folclore. Entonces les ayudaba a vestirse de paisanitas a ellas y a los chicos como eran del campo bombachitas y alguna botita también tenían, el Club de Niños Jardineros, la Cruz Roja Infantil, todo eso lo llevé allí. O sea que teníamos todas las materias, no estaba dividido en áreas. 
Cada una tenía lo suyo, pero yo creo que a un maestro si el alumno le responde y le cumple, no tiene ningún gesto que después uno lo recuerde como injusto, porque creo que más que nada en los niños queda marcada la injusticia. Cuando se le castiga, o se le reprocha o se le llama la atención por algo injusto, eso es lo peor. Si es justo, bueno, sabe que no hay, es verdad lo que está diciendo. No me pasó nunca. Entonces si yo no daba trabajo, si yo cumplía, si siempre llegaba a horario, siempre iba impecable (mamá era una persona que se dedicaba a sus hijos), no recuerdo ninguna maestra, en este momento haciendo memoria de aquellas maestras que tuve, las recuerdo con mucho afecto.

¿Qué significa hoy en tu vida cotidiana haber pasado por la escuela pública? ¿Qué sentís que te dejó ese paso por la escuela pública?

Creo que la Escuela Pública alberga lo que es la igualdad. Ahí no hay personas mejores ni peores que otras, o sea personitas. Vienen todas a aprender y se les enseña. 
En las escuelas privadas, me consta, hay preferencias de acuerdo a tu nivel económico. Si te casas con más plata te ponen la alfobra roja, sino te la sacan porque pagaste menos y te casas con otra. Es triste, pero es así. 

No hay preferencias sociales en una escuela del Estado, en una Escuela Pública. Los chicos son todos iguales, son niños y tal es así que una maestra puede enseñar en una escuelita del interior con chiquitos muy humildes y morochitos, o en una escuela donde el nivel sea mejor. Porque los maestros, por lo menos en mi época, llevábamos todo a la escuela. Mis alumnos no tenían libros, no tenían materiales, entonces ahí volcás eso que tiene que ser como condición sin ecuanón para ser maestro que es el amor y la ayuda al chico. Y no lo digo para vanagloriarme, sino que lo hacía y las otras maestras también, cuando fui directora también. Iba a buscarles zapatillas de esas que ahora se llaman de segunda, por algún defectito, y que valían más económicas, junto con la cooperadora los delantales, llevarles útiles y tratar de conseguir lo mejor para ellos para que vinieran a la escuela porque no venían, no tenían calzado, no tenían ropa. Entonces todo eso era parte de una dinámica de colaboración sin distinción de riqueza porque había otros chicos que sí podían. Dentro de ese mismo grupo había chicas de un nivel económico bastante bueno. Pero siempre el más desprotegido es el que más necesita, ¿no? Y no dárselo como una limosna ni nada, sino como una obligación, porque los chicos tienen pudor también y a veces sufren y eso es malo, marca.

No hay diferencias, todos los que vamos y hemos ido a Escuela Pública hemos tenido el mismo trato. Además si querían participar los papás en la cooperadora, participaban, el que no quería o no podía no lo hacía, estaban los que podían pagar o llevar algo y los que no, o sea, nada de privilegios ni cosas injustas. 

Yo creo que la Escuela Pública es la imagen de la democracia, porque se práctica la democracia, ¿no? Habrá también otras, que no son tantas, pero no depende del modelo de la escuela, depende de quien dirige una escuela que la escuela sea democrática.

Nosotros nos manejábamos en las escuelas Lainez con el Estatuto del Docente, la Ley 1420 y un modelo de plan de trabajo excepcional. Ese modelo que nos daban como obligación para cumplir todo el programa del año en todas las materias, se podía implementar en la llanura como en la montaña, en el hielo como en el desierto, porque tenía todas las características. Era excelente, en aquella época.

¿Cómo ves hoy a la educación pública?

Yo estoy alejada de la educación porque me jubilé hace muchos años, en el año "78 y creo que si yo vuelvo a la escuela ahora encuentro otra escuela. Con otras formas de trabajar, más moderna. Primero, por áreas. Segundo con toda la informática y la modernidad que yo no manejo, ni quiero. Yo tengo el lápiz y el papel y no me sacan de eso. No te apreto un botón ni loca. Pienso que es la bomba atómica y que va a volar todo. No se, ni quiero.

Yo no sé hoy en día como son los programas de las escuelas, pero lo que si me asusta es que se ponga al alumno mucho en contacto con esa tecnología que no es un ser humano, es una máquina y que entonces... a ver: Que bárbaro que todos los chicos de las provincias tengan su netbook, porque ahí van a tener la información, pero no es la netbook, hay otras formas de contacto del chico, que no es la escuela es el hogar también, donde están frente a una maquinita y uno los escucha discutir con ese nada y pelearse con ese nada, o sea, que es bueno que estén usando la tecnología y la modernidad porque es así el mundo, pero que no dejen de ir al campo a ver las ovejitas, las vacas, las mariposas, como crece una planta. Nosotros hacíamos el herbario, cómo crecía, cómo se desarrollaba la planta. O hacíamos el hormiguero artificial para ver cómo trabajaban las horimigas. O llevábamos el algodón para ver cómo era. 

Por ahí, en algunos países muy modernizados del mundo conocen las gallinas en los zoológicos, yo quiero que los niños conozcan las gallinas en el gallinero, en el campo, que te agarren una flor y la huelan, que arranquen la fruta de un árbol porque ese es el mundo. Que no sea tan técnico.

¿Qué cambios considerás que deberían realizarse en la Escuela Pública?

Yo una vez estuve en un acto. Había como 400 maestros, estaba el Ministro también y yo tenía que hablar. No se las cosas que dije, pero una de las cosas que dije fue que felicitaba repartir las netbooks y todo lo demás, pero que les recomendaba a las maestas dos cosas: moderar el contacto del chico con esa máquina y, segundo, el que no ama a un niño no puede ser docente. 
Si no amás al niño, no podés ser docente. Por más que seas doctora en no sé que, no sirve. El amor es todo. 

¿Cómo te imaginas que será la escuela dentro de 50 o 100 años?

Con un gusto enorme yo, como las abuelas, voy a las escuelas a dar charlas sobre quien soy y que hago, con el respeto y el lenguaje necesario para el que está escuchando, de acuerdo a la edad y todo eso. Entonces, y esto va al futuro para darte una respueta: Cuando los chicos, que tienen 11 o 10 años y entienden todo lo que les estoy diciendo, porque han sido preparados por sus docentes, me preguntan "qué podemos hacer nosotros", yo les doy estos consejos que es para el momento y para el futuro. Primero que nada estudiar, porque el que no estudia es esclavo del que sabe más porque le miente y no hay forma de discutirle porque no hay un conocimiento. Estudiar, estudiar y estudiar. Lo otro, ser respetuosos con los adultos, maestros, padres, ancianos y con el diferente. No discriminar, sino ser compañero, ser solidario. La solidaridad. Y después ser partícipe como lo están siendo ahora, del acontecimiento histórico del país. Porque lo que yo les conté pasó y hay un futuro para que no vuelva a pasar. Entonces si en vez de ver pasar la historia y criticar nos metemos en la historia y participamos, vamos a tener derecho a opinar, a hablar. Entonces juntensé. 

El día que quieran juntensé el que le gusta la poesía, el que le gusta el teatro, el que le gusta el fútbol, el deporte, porque mañana van creciendo y van a decir: la política. Y chicos, les digo, no sé pero a lo mejor entre ustedes está el futuro presidente o presidenta. O sea, que les digo eso para que sean buenos ciudadanos. Buenas personas.

Yo creo que lo que hay que fomentar es la bondad. Ser buena gente.

¿Crees que existe o existió algún vínculo entre los sectores de poder hegemónico y la Escuela Pública a lo largo de la historia de nuestro país?

El poder hegemónico, generalmente, alimenta el bienestar de las escuelas privadas porque es un negocio. No piensa en el chico, piensan en el negocio. Pero hay una sociedad donde están los maestros que piensan en el niño, en el que hay que educar. Y el maestro es un ser generoso, que se da, se brinda. 

Si tenes una escuela limpia vas a estar más cómodo, si no tenés que ir a buscar el agua a la vecina porque se cortó, vas a estar más cómodo. Entonces en las Escuelas Públicas esas son obligaciones del Estado, entonces hay que bregar para que el Estado mantenga las escuelas con dignidad. Y dignidad para los chicos: buenos bancos, comodidad, luz. 

Yo en esa escuelita que era una casa chorizo no tenía luz, tenía una puerta que cuando la cerraba era la única salida y después una estufita eléctrica para cuando hacia frío, Entonces les enseñaba a mis alumnos que venían de ranchitos o de vivir a veces en cuevas, no se humillen pensando que porque viven así son distintos al que vive mejor, porque hoy ustedes están acá en la escuela para aprender que cuando sean grandes no se tienen que avergonzar si vivieron en un ranchito con una ventanita así, pero sepan que van a vivir, a lo mejor en una casa con una ventana grande porque la ventana es aire, luz, salud, para eso vienen a la escuela: para educarlos para mejor no para bochornarlos.

jueves, 15 de enero de 2015

ENTREGA DE GUARDAPOLVOS PARA CICLO LECTIVO 2015



Si tenés hijos en edad escolar, SUTEBA te regala los guardapolvos! Pedilo en tu Seccional hasta el 31 de enero de 2015 y retiralo antes del inicio de las clases.



Ya es un clásico que SUTEBA esté siempre presente acompañando el crecimiento de tus hijos; y si tus pibes están en el Nivel Inicial, en las salas de 3, 4 y 5 años, o en 1º a 6º Grado de la EP, sos de los que se van a llevar los guardapolvos!
Como lo hacemos desde 1990 nos es grato poder entregarle a nuestros afiliados que lo necesiten los guardapolvos para que sus hijos asistan a la escuela. Esta acción, se encuadra en nuestros lineamientos y objetivos sindicales como un símbolo en defensa de la escuela pública, la democracia y la igualdad.

Las condiciones son simples:
  • estar afiliados al sindicato con los aportes al día
  • si sos afiliado nuevo debés tener como mínimo 1 aporte al solicitarlo y continuidad en los mismos al retirar
  • el hijo que recibirá el guardapolvo debe figurar de alta en el padrón de familiares
  • si ambos cónyuges están afiliados se generan dos beneficios, tanto en guardapolvos como en subsidios (nacimiento, adopción, ajuar, pañales, matrimonio, fallecimiento, luna de miel y jubilación).



El trámite es más simple todavía, lo único que tenés que hacer es solicitarlo en tu Seccional entre el 1 de octubre de 2014 y el 1 de marzo de 2015. A todos los pedidos que ingresen a SUTEBA Central hasta el  31 de enero de 2015 inclusive, se les garantiza contar con el guardapolvo en las Seccionales antes del inicio del ciclo lectivo.