miércoles, 6 de agosto de 2014

LO IMPOSIBLE SOLO TARDA UN POCO MÁS


Luego de tantos años, de tanto andar, de tantos nietos recuperados a lo largo del tiempo, Estela de Carlotto pudo recuperar a su nieto. La alegría y la felicidad no sólo es de las Abuelas, es también la de un pueblo que ve con esta noticia una clara muestra de justicia ante semejante lucha incansable. Guido, buscado por más de 30 años, supo de su identidad recién ayer cuando le comunicaron el resultado del examen de ADN que se realizó de manera voluntaria hace casi un mes.

Guido, un músico y docente que creció en Olavarría, mandó un mail a Abuelas de Plaza de Mayo porque tenía la inquietud de ser hijo de desaparecidos. Fue motivado por la confesión de alguien cercano a su familia, la que lo crió, que supo que a los que consideraba sus padres biológicos no lo eran.

Semanas después, se presentó voluntariamente a la casa de Abuelas y fue derivaro a la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) que dirige Claudia Carlotto. Le realizaron muestras de sangre que se cruzaron con las del Banco Nacional de Datos Genéticos y ayer fueron confirmados los resultados. Guido es hijo de Laura Carlotto y Walmir Oscar Montoya.

El resultado de ADN fue notificado primero a Tribunales por la causa abierta por la desaparición de Laura Carlotto y la apropiación de Guido. De esta manera, fue la jueza Servini de Cubría quien le dio las buenas nuevas a Estela. Habían encontrado a Guido, su nieto. Esta noticia también aclaró quién era su padre, la pareja de Laura, ya que la familia Carlotto no tenía datos certeros al respecto.

Por su parte, Claudia Carlotto, titular de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) es la encargada de comunicar los resultados de los análisis genéticos de quienes se acercan a Abuelas de Plaza de Mayo en busca de datos sobre su identidad. Ayer, le dijo a Guido: "Tengo que decirte además que sos Carlotto, que sos el nieto de Estela, que sos mi sobrino, en realidad".

Luego de saber que había descubierto a su nieto, Estela de Carlotto brindó una conferencia de prensa en la casa de Abuelas, como es habitual ante cada nieto que recupera su identidad, pero esta vez lo especial es que se trataba de ella, le había llegado su turno luego de 30 y pico de años.

"Es artista y vive en el campo y le dijeron que se parecía a mí", fue lo primero que dijo. "Ahora quiero tocarlo, mirarlo a la cara. Ahora tengo a mis 14 nietos, la silla vacía ya no lo estará y los portarretratos vacíos van a tener su imagen. Lo he podido ver y es hermoso. Es un chico bueno. Se cumplió lo que dijimos las Abuelas, que ellos nos van a buscar", relató Estela, provocando el llanto de todos los presentes y otros tantos que se encontraban frente a los televisores o escuchando la radio.

"Quiero compartir esta alegría enorme que nos brinda hoy la vida, de encontrar lo que busqué y buscamos tantos años. Que Laura sonría desde el cielo", expresó Estela, para luego conmover una vez más: "En nosotros no asoma ni odio ni rencor, sino el amor y la búsqueda inflexible de verdad y justicia".

Por último, Estela agradeció a Dios, a sus compañeras, a los nietos, al pueblo y a la democracia para cerrar diciendo: "Los chicos están,más cerca o más lejos, están esperando que los encontremos. Los esperan la libertad y el amor. ¿Me preguntan de dónde saco mi fuerza? De mis hijos, de Laura".

Desde SUTEBA militamos por la VERDAD LA MEMORIA Y LA JUSTICIA, recogiendo la bandera de lucha que desde el origen de la CTERAlevantamos los docentes al frente de todas nuestras luchas. En consecuencia expresamos nuestra enorme alegría y felicitamos a Estela de Carlotto por haber dado con su nieto Guido. También decimos, como siempre, que es para destacar el trabajo que vienen realizando desde Abuelas por la lucha sostenida a lo largo de estas décadas y de la indescriptible muestra de amor y cariño por la búsqueda de verdad y justicia que ya recuperó a 114 nietos y que es el motor por buscar a los 400 nietos que aún quedan por encontrar.