jueves, 25 de septiembre de 2014

REPARACION SIMBOLICA: EL LEGAJO DOCENTE DEL ESCRITOR HAROLDO CONTI FUE RECTIFICADO


El legajo de docente del escritor desaparecido Haroldo Conti fue modificado con el término "desaparición forzada" en lugar del eufemismo "abandono de cargo" que la dictadura cívico militar registró luego de su secuestro en 1976, y marca el inicio de la reparación histórica que se realizará con todos los trabajadores desaparecidos de la enseñanza pública y privada.

En un acto de reparación realizado en el Centro Cultural Haroldo Conti, el ministro de Educación Alberto Sileoni entregó el legajo a los hijos de Conti, Ernesto y Alejandra, resaltó la figura del autor de "Mascaró" y reivindicó a los seiscientos docentes y 200 estudiantes desaparecidos bajo la dictadura cívico militar, con especial mención del dirigente del gremio Isauro Arancibia, acribillado a balazos a minutos de comenzar el golpe.

"Estamos ante otra Argentina, de la verdad, la memoria y la justicia y es muy importante llamar a las cosas por su nombre: no hablar de abandono de cargo sino de desaparición forzada y tampoco trazar una raya roja en el legajo cuando alguien desaparecía y nadie preguntaba", remarcó Sileoni.

El legajo reparado también fue entregado a Eduardo Jozami, director del Centro Cultural Haroldo Conti; a Ramón Torres Molina, titular del Archivo Nacional de la Memoria y a los integrantes de la Comisión de Trabajo por la Restitución de la Identidad, del Ministerio de Planificación Federal.

Sileoni leyó el sumario que con fecha 27 de junio de 1979 daba cuenta de la resolución del Ministerio de Educación a cargo de Juan Rafael Llerena Amadeo, por la que declaraba cesante a Conti por las ausencias sin aviso como docente del Liceo Nacional 7 y del Liceo N°11 "desde el 5 de mayo de 1976", un día después de su secuestro.

Advirtió acerca de "sectores por los cuales la dictadura no existió" y puso como ejemplo una nota periodistica publicada el 14 de enero de 2012 un día después de la muerte de Llerena Amadeo, donde lo definió como "un abogado dedicado y preocupado por la educación".
"Cada vez que nos denostan estos medios de comunicación para nosotros es un timbre de honor, porque preferimos no participar de la misma adjetivación", afirmó Sileoni.

En tanto la integrante de la Comisión por la Reconstrucción de Identidad, Silvina Atencio, detalló el trabajo del equipo y destacó que "Conti es el punto de partida porque es el primer legajo laboral de la Educación que abre la puerta para la reparación de los docentes de escuelas públicas y privadas de todo el país".

Durante el acto se proyectó un video elaborado por alumnos del Liceo Nacional N° 11 que comienza con Conti remando con su bote en el Delta, lugar donde nació gran parte de su obra literaria y su voz en off en la que afirma que "ser escritor para mí es una fatalidad" y donde confiesa que "mi compromiso político lo asumo como intelectual".

Ernesto Conti, reconoció que la entrega del legajo rectificado "tiene una lectura simbólica y política que convergen en rescatar lo que realizó este gobierno en políticas de Memoria".

Alejandra, por su parte señaló que la reparación hacia su padre "es una reivindicación hacia todos los docentes y esto demuestra que no pudieron hacerlos desparecer".

Por su parte, Jozami se refirió a la "banalidad de lo humano" al referirse al expediente que indicaba el "abandono de tarea" por parte de Conti y recordó que era necesario "un plan canalla como los altos funcionarios que impulsaron estas políticas" y se interrogó acerca de "cuántos pequeños canallas vieron pasar el expediente aceptando con normalidad su ausencia".

La sociedad argentina tiene que hacer autocrítica porque si bien hubo militares asesinos, grupos económicos y grandes intereses externos, también fue posible porque hubo grandes y pequeñas complicidades dentro del tejido social, pero también resistencias heroicas grandes y pequeñas".

Reivindicó las políticas de memoria verdad y justicia desde 2003 a la fecha y señaló que "van a adquirir pleno sentido cuando las generaciones futuras las convaliden" y planteó el compromiso de continuar esas políticas porque "no tienen límites fijados por un calendario electoral sino que tienen que ver con el esfuerzo de miles de argentinos".

Agustín Di Toffino, secretario del Consejo Federal de Derechos Humanos, destacó la figura de Conti como "un militante revolucionario" y señaló que con el homenaje "reparamos lo irreparable con dolor pero con esperanza".

"Debemos ahora avanzar en los daños sociales y culturales que dejó el terrorismo de Estado y pensar que el otro es un sujeto de derecho porque reparar es pensar en llevar adelante los sueños y las utopías de los 30 mil desaparecidos", aseguró Di Toffino.

Torres Molina resignificó el acto como la "reincorporación a la vida", y aseguró que la corrección de la frase abandono de servicio "no ha sido otra cosa que volver a los desaparecidos a la vida".

La lectura del prólogo de Mascaró, la de una carta donde rechazó una beca ofrecida por una institución estadounidense por no coincidir con el sistema capitalista, y un video realizado por estudiantes del programa Jóvenes y Memoria, el autor de Sudeste fue recordado por estudiantes, docentes, dirigentes de Cetera y la presencia del intendente de Chacabuco, Mauricio Barrientos, que acompañaron a la familia Conti en el homenaje.

Haroldo Pedro Conti fue un escritor, seminarista de la congregación salesiana, piloto civil, guionista cinematográfico entre otros oficios, que se graduó en la Facultad de Filosofía y Letras y se desempeñó como maestro primario y profesor de Latín, Literatura e Instrucción Cívica.

El 5 de mayo de 1976 fue secuestrado en su departamento de la calle Fitz Roy 1205, en la ciudad de Buenos Aires, donde sobre su escritorio había un cartel con la frase "este es mi lugar de combate y de aquí no me moverán".


FUENTE: TELAM - POLITICA - DDHH