lunes, 27 de octubre de 2014

27 DE OCTUBRE: FALLECIMIENTO DE NÉSTOR KIRCHNER


El miércoles 27 de octubre de 2010 se llevaba a cabo en todo el territorio argentino el Censo Nacional de Población. 

En la mañana, el mundo conoció la noticia del fallecimiento del ex Presidente Néstor Kirchner. Compartir el dolor fue la premisa de la sociedad. A partir de ese momento un aluvión -preponderantemente de jóvenes que recuperaron la sed por la militancia política y también de familias enteras- se hizo presente en las adyacencias de la Casa de Gobierno. 

Durante dos días desfilaron por la Capilla Ardiente, instalada en la Galería de los Patriotas Latinoamericanos, millones de personas que con diferentes formas demostraron su dolor. En un clima de honda congoja se mezclaron los llantos, las consignas, los cantos, los discursos, la música. 

Eran las voces del pueblo despidiendo a un amigo, un hermano, alguien entrañablemente cercano. Y cuando pasó el cortejo todo fue llanto, dedos en V, manos en puño. 
Edgardo Mocca, en el artículo: La muerte y la Plaza (Página12) lo expresaba así: 

"La plaza del adiós al líder modificó la escena. Desde ahora todos deben saber que el odio elitista, a veces sutilmente enmascarado en la pureza republicana, ya no es una brújula adecuada para seguir el viaje. Tal vez ya no era así antes de la muerte grande del miércoles último; se había empezado a insinuar en los festejos del Bicentenario y lo registraban todos los analistas de opinión pública. Pero el cambio de clima ha al canzado una potencia y una visibilidad que lo convierten en una variable central de la etapa política que se abre. 

(...) Un legado que significa un salto en calidad de nuestra democracia, un paso decisivo que será también un desafío para futuros gobiernos: nunca más poderes que se pretendan imponer a la soberanía popular. 

(...) Los tiempos serán más difíciles para todo. Las desapariciones magnas modifican el mundo de la política. Nadie sabe cuándo surge un mito, pero todo hace pensar que en la Argentina acaba de nacer uno. Es muy probable que para hacer política en los días que vienen -oficialista o de oposición- se haga necesario reconocer esa novedad y no mantener las certezas que eran válidas hasta el miércoles pasado". 

Fuente: Secretaria de Formación Político Sindical Libro "Clase trabajadora, nuestra lucha".