martes, 14 de abril de 2015

¡HASTA SIEMPRE EDUARDO!



"Crear y luchar es nuestra forma de decirle a los compañeros caidos: tu no moriste contigo". E.G.

Este lunes, a los 74 años de edad falleció el escritor uruguayo Eduardo Galeano, una de las personalidades más destacadas de la cultura uruguaya, uno de los escritores más significativos de la literatura y un referente en el mundo y, en particular, de América Latina. Su paso por la Carpa Blanca quedó inmortalizado en nuestra memoria y en nuestros corazones. Su sincero apoyo en defensa de la Escuela Pública nos llena de orgullo y alegría.

En aquella visita a la Carpa en 1997, Eduardo nos regaló la siguiente reflexión: "Estar aquí es estar un poco en defensa de la educación, que es como estar en defensa de la dignidad de todos".

El escritor ha mantenido durante toda su vida un fuerte compromiso con diversas causas sociales y ha sido siempre leal a los pueblos; a los indígenas, a los negros, a los marginados. Un tipo inteligente y divertido.

"Las venas abiertas de América Latina" es una de sus obras más emblemática, la cual ha sido traducida a otros idiomas y ha generado el impulso en muchas generaciones de querer transformar la realidad. 

Esta triste noticia nos duele, pero nos reafirma que el mejor homenaje para hacerle es seguir trabajando por "los nadies, los hijos de nadie, los dueños de nada". 

En el Café Brasilero de la Ciudad vieja de Montevideo, quedará una mesa vacía, pero en otra mesa estará un joven leyendo a Eduardo Galeano y tratando de entender que "la utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar".