sábado, 16 de mayo de 2015

EDUCACION ESPECIAL - UNA MODALIDAD CON HISTORIA



Entrevista a Néstor Carasa, Secretario de Educación Especial del SUTEBA.

La Secretaría de Educación Especial del SUTEBA ha implementado líneas de acción en torno a la organización del trabajo docente, las condiciones materiales en relación al ejercicio de derechos en la Educación Especial y en relación a la discapacidad.

Se marca como un avance aquellas definiciones vinculadas a la Educación Especial en estrecha relación al ejercicio de derechos de las personas con discapacidad. Para lo cual, debemos tener en cuenta y escuchar a todos los sujetos involucrados: a los estudiantes que tienen discapacidad, a sus familias, a los trabajadores de la educación y también a los demás trabajadores, jóvenes y adultos, en situación de discapacidad. Se trata de entender estas situaciones para poder pensar la Escuela Especial.

Este tema lo hemos trabajado desde diferentes espacios como, por ejemplo, la Secretaría de Discapacidad de la CTA. Este ámbito resultó valioso para conocer lo que dicen, sienten y piensan los trabajadores que tienen alguna discapacidad. Otro espacio importante ha sido la CTERA, por tanto involucra la mirada nacional, desde allí trabajamos con compañeras y compañeros docentes de las provincias. Este es un lugar en el cual se ponen en común aquellos problemas habituales, las diferencias existentes según las distintas jurisdicciones y definiciones políticas que se dan en cada una de las provincias. Este es, fundamentalmente, un espacio de referencia para la elaboración de propuestas y construcción de acciones de políticas gremiales.

La comisión de Educación Especial de la CTERA comenzó a reunirse en los "90 para resistir a la Ley Federal de Educación, ley que relegó a la Educación Especial y la puso en un lugar subsidiario con la intención de que desapareciera en algún momento; un hecho que, en el marco de las políticas neoliberales, también ocurrió en otros espacios educativos como en la Educación de Adultos y la Educación Técnica. En aquel momento, los trabajadores -CTERA y SUTEBA- nos reunimos para resistir las políticas neoliberales y tuvimos la capacidad y la inteligencia de darnos cuenta que la resistencia estaba acompañada de la construcción de propuestas. Fue una construcción no sólo desde la denuncia, sino desde la elaboración de propuestas. En ese entonces no eran escuchadas pero, claramente, se proyectaban como posibles. Estas acciones fueron un anclaje para la organización, de manera que pudimos resistir al avance neoliberal y nos dio la posibilidad de discutir, formarnos y construir un marco teórico, una propuesta político-pedagógica y acciones gremiales. Esas definiciones políticas potentes se basaron en lo trabajado y tomaron forma hasta plasmarse en proyectos, propuestas y definiciones concretas a partir del 2003.

A su vez este conocimiento construido y acumulado nos permitió formar parte de las discusiones y las definiciones políticas a nivel nacional, algo de esto se encuentra en la letra del capítulo destinado a la Educación Especial en la Ley de Educación Nacional. Capítulo en el que se discutió la definición del sujeto de la Educación Especial, de este modo se eliminó la idea de los regímenes que tenía la Ley Federal de Educación. Asimismo, se posicionó a la Educación Especial como una modalidad del Sistema Educativo modalidad que cruza todos los niveles y otras modalidades.

Para nosotros fue fundamental que la Ley estuviera en línea con lo que entendemos como correlación de derechos; y que estuvieran contenidos los derechos de los sujetos con discapacidad en relación a los derechos de los trabajadores de la educación. Incidimos en la definición del texto, en el sentido y contenido de la ley. Luego vino -y continúa hoy- la pelea para que la letra de la ley se ponga en práctica y se haga realidad en las escuelas. Sabemos que a partir de lo logrado en una legislación viene la pelea por su cumplimiento, tarea en la que nos encontramos actualmente. Este es nuestro compromiso en la provincia de Buenos Aires desde que se sancionara la Ley de Educación Nacional y la Ley de Educación Provincial.

En este sentido, cabe recordar que, en la provincia de Buenos Aires hasta el año 2010 teníamos -como en todo el país- una legislación en Educación Especial producida en el marco de la Ley Federal de Educación y a la Ley de Educación provincial anterior. Fue entonces que, desde el Consejo General, tomamos la decisión de avanzar sobre dicha normativa para adecuarla a la nueva legislación. Esto resultó importante ya que se generó un nuevo marco normativo, con principios y definiciones políticas de contenido que instalaron otro sentido en la definición de políticas públicas para la Educación Especial y en las prácticas pedagógicas a realizar dentro de la escuela. Aún sabiendo que esto es complejo, que algunas normativas (resoluciones) no transforman mágicamente la realidad, entendemos que un buen marco normativo nos pone en mejores condiciones para alcanzar lo que queremos.

Otro aspecto del trabajo ha sido la actualización de normas del período 2006-2012. Podemos afirmar que aseguramos un avance en el mejoramiento de las condiciones laborales. Un ejemplo es la ampliación de la Planta Orgánica Funcional (POF), lo cual permitió que hubiera más maestros en las Escuelas Especiales, esto significa un mejoramiento efectivo en la relación entre docentes-alumnos. Este es un aspecto en el que existía un retraso histórico, que si bien aún persiste, logramos detener un proceso histórico de ajuste para comenzar a revertir la situación. Es necesario tener memoria y realizar una mirada contextualizada en relación a cada momento histórico. Recordemos que desde fines de los "70 hasta comienzos de este siglo, la educación en general, incluyendo la Especial -en la provincia de Buenos Aires-, estuvo signada por el estancamiento; los incrementos de cargos eran escasos y además no había respuesta, en general, a las necesidades de las escuelas. La matrícula de las escuelas especiales aumentaba y no se generaba un correlato en el incremento de cargos docentes.

Si bien reconocemos un avance y que a partir de las luchas gremiales este aspecto mejoró, estamos convencidos que todavía falta mucho. Es necesario una mayor designación de cargos para brindar una mejor atención pedagógica que dé lugar a la atención de las diferencias y al establecimiento de una mejor relación pedagógica con cada sujeto con discapacidad.

Por todo lo expresado desde la Secretaría de Educación Especial del SUTEBA, exigimos mejores condiciones de trabajo, la ampliación en la designación de cargos y mejoras edilicias. A su vez, a nivel nacional desde CTERA, luchamos por el cumplimiento de la Ley de Educación Nacional en relación a la Educación Especial, hay todavía en nuestro país algunas jurisdicciones que no han adecuado sus leyes de educación y siguen bajo el paradigma de la década de los "90.

Desde SUTEBA continuamos trabajando para que el Estado garantice el pleno ejercicio de los derechos de los estudiantes y de los trabajadores. Nuestros desafíos son muchos, estimamos que hemos avanzado pero sabemos que todavía falta. La Educación Especial merece una mirada constante, una actitud crítica, militante y de lucha para transformar la realidad en cada territorio.