martes, 13 de octubre de 2015

CONTRA LA REPRESION EN ENCUENTRO NACIONAL DE MUJERES DE MAR DEL PLATA



Desde la Central de Trabajadores de la Argentina hacemos expreso nuestro total repudio a la provocación de disturbios y violencia generada por grupos reconocidos de la ultraderecha marplatense y la posterior represión policial, concretada con métodos que nos retrotraen a experiencias del pasado, que la Argentina quiere dejar atrás definitivamente.

Desde la Central de Trabajadores de la Argentina hacemos expreso nuestro total repudio a la provocación de disturbios y violencia generada por grupos reconocidos de la ultraderecha marplatense y la posterior represión policial, concretada con métodos que nos retrotraen a experiencias del pasado, que la Argentina quiere dejar atrás definitivamente. Es por demás llamativo que dentro de la Catedral de la ciudad estuvieran presentes un gran número de efectivos de la policía de civil y que tuvieran más de 2 horas detenidas, esposadas e incomunicadas, a compañeras participantes del Encuentro de Mujeres. Además de llevarse numerosas personas detenidas y dejar a una compañera hospitalizada por la feroz golpiza. Exigimos el total esclarecimiento de lo sucedido y que sean sancionados los responsables de las fuerzas de seguridad que actuaron irregularmente en este operativo. Además de investigar la responsabilidad del grupo de varones que intervino en la provocación de los disturbios.

El torso desnudo de un minúsculo grupo de mujeres activistas contra la iglesia no es una amenaza para nadie. No participamos de estas acciones como CTA y por eso como la mayoría de mujeres no estuvimos frente a la Catedral, pero no hay que confundir la responsabilidad de lo sucedido. Las piedras, botellazos y agresiones fueron encabezadas por un grupo de hombres, entre los que se encontraba el reconocido referente de una facción neonazi, Carlos Pampillón, quien fue parte de la sedición policial provocada en diciembre de 2013. Es expresa la conexión entre esta provocación y el accionar represivo posterior.

A partir del gobierno de Néstor Kirchner se sentaron claramente las bases contra la represión frente a manifestaciones callejeras y los procedimientos para actuar con disuasión, que aquí fueron desconocidas. No es casual que a pocos días de las elecciones se monte una provocación represiva de este tipo. Sabemos que en nuestro país está en debate si seguimos avanzando con más inclusión social y más derechos o vuelven las fuerzas de la reacción. 

Venimos de tres días de un maravilloso encuentro nacional, donde más de 55000 mujeres de toda la Argentina se dio cita para debatir, marchar y seguir construyendo transformación social, en pos de avanzar contra la discriminación de género, por más justicia social e igualdad. Nos alientan los grandes avances que hemos tenido todos estos años, tener 8 años de una presidenta mujer y haber recuperado la política y la militancia como fuerza de transformación social. 

Vamos a seguir participando de este espacio democrático, participativo y plural, porque la profundización de la democracia se logra con más derechos conquistados. Eso es lo que odia la derecha violenta, la felicidad del pueblo. Por eso nos seguimos movilizando.