viernes, 16 de octubre de 2015

ISAURO ARANCIBIA VUELVE EN CADA ACTO DE JUSTICIA


Hoy se restituyen los legajos de docentes tucumanos víctimas del Terrorismo de Estado, entre los que se destaca quien fuera Secretario General de CTERA, asesinado el 24 de marzo de 1976.

El  viernes 16 de octubre se realizará en Tucumán el acto de Restitución de Legajos de Docentes de Escuelas de esa Provincia víctimas del terrorismo de Estado, entre los que se destaca la figura de Isauro Arancibia, Secretario General de CTERA, asesinado el 24 de marzo de 1976.

Este hecho de justicia histórica que encara el Ministerio de Educación tucumano tendrá lugar en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno de la Provincia. Estará presente el Secretario de Derechos Humanos de CTERA, Rogelio De Leonardi, junto a dirigentes del sindicato de todo el país.

Se hará entrega a familiares de los legajos de Francisco Isauro Arancibia y de su hermano Arturo Arancibia, asesinados por fuerzas del ejército que tomaron por asalto la sede de ATEP, el sindicato de base de los docentes tucumanos, en la madrugada del día del golpe de Estado que dio inicio a la dictadura cívico-militar más sangrienta de la historia argentina.

Isauro fue uno de los hombres más comprometidos con el proceso de unidad y lucha sindical que desembocó en la constitución de CTERA en septiembre de 1973. Se trata de una figura clave para entender la organización de los Trabajadores de la Educación, pero además es un símbolo de la dura represión que sufrieron los docentes durante la dictadura.
El Secretario General de la CTA, Hugo Yasky, señaló que "Isauro fue amigo y compañero de lucha de Atilio Santillán, el legendario dirigente de los obreros del azúcar asesinado por la Triple A a pocos días antes de que se produjera el golpe de Estado. La clase trabajadora argentina tiene miles de mártires como éstos que son verdaderos ejemplos del sindicalismo con el que estamos comprometidos. Por eso no lo olvidamos".

Además, señaló que la Central saluda "este acto de justicia con los compañeros y compañeras docentes desaparecidos y perseguidos por la dictadura cívico-militar" y agregó que "acciones como ésta, además de constituir un merecido reconocimiento, significa un avance en la política de MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA de la que nada ni nadie nos hará retroceder".

Por su parte, Rosana Merlos, Secretaria de Derechos Humanos del SUTEBA señaló que "es una reparación histórica para los compañeros que lucharon" y que la figura de Isauro Arancibia y todos los docentes detenidos-desaparecidos o asesinados por la Dictadura cívico-militar son "un ejemplo que todos debemos retomar". Además, destacó que Isauro fue "el primer Secretario General de CTERA y estaba en funciones cuando lo asesinaron".

El SUTEBA se hace eco de este acto, que busca reconocer la responsabilidad del Estado en la muerte de tantos luchadores y que constituye un paso más en las iniciativas de Derechos Humanos que ya son una política de Estado en la Argentina.