martes, 1 de diciembre de 2015

1º DE DICIEMBRE, DÍA MUNDIAL DEL SIDA: EDUCAR ES PREVENIR

1º DE DICIEMBRE, DÍA MUNDIAL DEL SIDA: EDUCAR ES PREVENIR.

Cada 1º de diciembre, Día Mundial del Sida, personas de todo el mundo aúnan sus esfuerzos en la prevención y en la defensa de los Derechos Humanos.

CTERA viene desarrollando desde hace más de 20 años, desde su Programa , políticas de promoción y prevención en el área de Derechos Humanos , incluyendo a la prevención de VIH, en su política gremial por considerarla una problemática social, política y económica ligada fuertemente a la discriminación.

Desde la reglamentación de la Ley Nacional de Sida Nº 23.798/91, la prevención del VIH es incorporada como contenido en los programas de enseñanza educativos. A lo largo de este tiempo hemos asistido a grandes avances en la ampliación de derechos, La ley Nacional de Educación Sexual Integral Nº 26.150, es el marco propicio para su abordaje en el aula.

Las escuelas tienen una función indelegable, la de incluir en su selección de contenidos, aquellos temas que se vinculan a los Derechos Humanos., Construir conocimientos y acciones en torno a la prevención irán conformando sujetos de derecho, autónomos, que conozcan y reconozcan sus garantías y obligaciones.

En materia de Educación para todos/as, los sindicatos de la educación son fundamentales en la socialización del conocimiento y en la transformación de la visión social en relación a la pandemia.

CTERA, reafirma que la escuela pública, es un lugar prioritario para la prevención, por eso sigue luchando por una escuela pública, gratuita, laica, obligatoria, de calidad y con igualdad de oportunidades para todos y todas.

En defensa de una educación pública de calidad, se hace necesario profundizar el ejercicio de la ciudadanía con perspectiva de género e identidad sindical, la no discriminación, la importancia de aumentar la participación sindical de las personas con VIH y la implementación de políticas laborales que contemplen sus necesidades.

El liderazgo institucional con políticas claras, una planificación participativa y la articulación intersectorial son esenciales para generar una respuesta basada en los derechos.