lunes, 21 de diciembre de 2015

LA LEY DE MEDIOS NO SE TOCA





En una Plaza de los dos Congresos multitudinaria, las compañeras y compañeros de CTA, junto a organizaciones sociales, políticas, sindicales y público en general, se manifestaron el 18 de diciembre en defensa de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.


Entre los oradores, nuestro secretario general, compañero Hugo Yasky, dirigió unas palabras a los presentes. "Este acto tiene que ser el inicio de una movilización popular", afirmó.



Intervención del compañero Hugo Yasky, secretario general de CTA de los Trabajadores:

Compañeras, compañeros, vamos a volver porque los pueblos siempre vuelven. A pesar de esta clase dominante que es dueña de los medios de comunicación, que es la que en este país hoy está aplicando un ajuste brutal que castiga a los trabajadores, que castiga a los sectores populares, y este acto tiene que ser el inicio de una movilización popular para poner las cosas en su lugar.

¡Para el pueblo lo que es del pueblo! ¡No al ajuste! ¡No al recorte!

Necesitamos defender la Ley de Medios porque la clase dominante hoy ha hecho un ocultamiento de los despidos, de la represión, de las acciones que en este momento forman parte de la agresión de un gobierno integrado por un seleccionado de gerentes de las multinacionales; esta es la verdad. Y nosotros tenemos que recordar a Rodolfo Walsh, ese periodista que tuvo el coraje de denunciar a través de una carta a esa dictadura genocida. Estos que hoy son gobierno son hijos de esa dictadura genocida. Estos que hoy gobiernan representan el mismo proyecto que representaron los militares y Martínez de Hoz. Y si fuimos capaces, con el ejemplo de las Madres de Plaza de Mayo, con el ejemplo de las Abuelas, que nos enseñaron que la única lucha que se pierde es la que se abandona; si fuimos capaces de derrotar a esa dictadura y de derrotar en los 90 al neoliberalismo, vamos a ser capaces de derrotar a estos que en nombre de la democracia aplican el brutal ajuste que representa golpear a los actores más débiles. Por eso desde acá tenemos que decir: necesitamos la unidad de las centrales que representan a los trabajadores, necesitamos la unidad de los movimientos sociales, necesitamos ganar la calle para demostrar que este pueblo, que esta juventud, que estos trabajadores están de pie, nunca de rodillas, de pie, mirando de frente a quienes quieran usurpar nuestros derechos.

¡Fuerza compañeras! ¡Fuerza compañeros!

¡Vamos a ganar!

¡Gracias!

Compañero Martín Sabbatella, titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca):

Gracias compañeros, compañeras. La verdad es que es una profunda alegría poder estar aquí hoy juntos en este abrazo militante, en este abrazo comprometido, en este abrazo que nos estamos dando hoy acá y también en distintas plazas de nuestro querido país. Quiero que sepan que esto está sucediendo en distintos rincones de la patria. Porque en todo el país hay hombres y mujeres, hay argentinos y argentinas, hay pibes y pibas, como los que estamos acá que no queremos volver al pasado, que no queremos retroceder, que no queremos volver a lo que ya sufrimos y vivimos, por eso a pesar de estos días tan duros, donde vemos al nuevo gobierno querer violentar las leyes, la Constitución, avanzar sobre nuestros derechos, estos días tan duros donde cada día que pasa vemos alguna cosa más en contra de los derechos que hemos conquistado durante estos últimos doce años desde el momento en que Néstor Kirchner inició el proceso político, histórico, social y cultural más transformador de estos últimos años, en el momento en que Néstor Kirchner nos invitó a volver a soñar, enterrando la cultura de la resignación, rompiendo la frontera de lo posible, interpelando el poder, recuperando el rol central de la política como herramienta transformadora. Quiero decir, acá estamos entonces.

Por eso digo que a pesar de estos intentos, esta alegría que hay hoy acá, a pesar de estos momentos difíciles, tiene que ver con la alegría de quienes abrazamos proyectos colectivos, de quienes sabemos soñar, de quienes estamos convencidos que hay mucho por custodiar y defender. Por eso, compañeros, compañeras, compatriotas, este acto se había pensado inicialmente como la defensa de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, se había pensado como la defensa de esta Ley solamente, lo que es cierto es que en estos días sucedieron un montón de cosas y por eso esta convocatoria se amplió y hoy estamos todos acá, esta militancia maravillosa de distintas movilizaciones políticas, sociales, gremiales, culturales, académicas y miles y miles de hombres y mujeres que sin pertenecer a ninguna organización quieren ser parte de este proyecto colectivo y buscan cómo organizarse, buscan cómo juntarnos para no retroceder.

Y hoy se ha ampliado, porque lamentablemente todos estos días, aún habiendo pasado solo una semana nos encontramos con intentos de avanzar sobre nuestros derechos, pero cuando iniciamos esta convocatoria lo hicimos porque claramente vemos al nuevo gobierno querer avanzar sobre la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Lo dijo el gobierno, lo dijo el gobierno de Macri, a través de su flamante ministro de Comunicación, dijo con claridad que esta Ley no tiene que subsistir, dijo que esta Ley tenía que desaparecer. Dijo que esta Ley no tenía sentido. Lo dijo y además también dijo que no había concentración mediática, que no había posiciones dominantes en el mercado. La verdad es que cuando lo escuchábamos al principio decíamos o tiene un desconocimiento brutal de lo que está pasando en la Argentina o es claramente una toma de posición, a favor de los intereses concentrados de los grupos corporativos, y es claramente esto segundo. Es claramente cumplir con el mandato de Magnetto y de los grupos corporativos de la Argentina. Es claramente pagar los favores que le hicieron en la campaña. Están arrodillados ante esos intereses corporativos. Y entonces también dijeron que no había porqué respetar la Ley, que nadie tenía porqué respetarla y que un presidente no podía estar condicionado por una Ley. Una barbaridad. La Ley la tenemos que respetar todos. Absolutamente todos. Te guste o no te guste la Ley. Y si no te gusta, andá al Parlamento, discutí ahí, conseguí la mayoría necesaria y votá lo que puedas. Pero ahí se debate, en ese Parlamento Nacional, con los diputados y diputadas, con los senadores y senadoras.

Por eso entonces dijimos que había que venir a abrazar esta Ley. También al principio no entendíamos bien por qué querían cortar el orden institucional del Afsca, por qué querían quebrar su funcionamiento institucional. En realidad lo que buscan es que no se aplique la Ley. Eso es lo que están buscando. No se trata ni de un cargo, ni de un puesto, ni de un lugar. Se trata de que quieren destruir los objetivos de una Ley para tener el blindaje mediático que necesitan para avanzar con nuestros derechos. Por eso entonces estamos acá. Esta Ley además es absolutamente necesaria para democratizar la palabra. Porque no hay democracia profunda si no se democratizan las voces. No hay democracia profunda si no puede nuestro pueblo, en el conjunto de la patria, tomar la palabra. Si no puede nuestro pueblo, con nuevas y mejores herramientas comunicacionales, desde una perspectiva profundamente federal en cada rincón de la Argentina tomar la palabra, ocupar el centro de la escena pública, con su historia, su tradición, su cultura, elevar su voz; no hay democracia profunda si esto no puede suceder. Por eso cuando (Oscar) Aguad dice que no hay concentración mediática, cuando dice que la comunicación tiene que volver a estar en manos del mercado y tiene que ser como un producto más en una góndola, en manos de la competencia del mercado, lo que está generando son mecanismos de concentración mediática que lesionan la libertad de expresión, lesionan la pluralidad y lesionan la diversidad. Y eso es lo que no podemos permitir. Estaríamos retrocediendo no solamente con los avances de nuestro país, con todos los estándares internacionales de libertad de expresión. Lo dijo el relator de las Naciones Unidas para la Libertad de Expresión; lo dijo la Corte cuando definió la constitucionalidad de esta Ley. Esta Ley además que tiene una historia y yo no me voy a cansar de decirlo. Acá hay una cantidad de hombres y mujeres de distintas organizaciones políticas, sociales, culturales, gremiales, académicas, que militaron durante mucho tiempo para lograr la Ley. Hombres y mujeres que durante treinta años debatieron para tener una ley de la democracia que deje atrás esa norma de la dictadura militar. Aquí también, entonces, el profundo reconocimiento a los compañeros y compañeras de esas organizaciones, de la Coalición para una Comunicación Democrática, de los famosos 21 puntos de la Coalición. Esta Ley es hija de esa historia. Esta Ley es hija de esa militancia. Y esta Ley es hija del momento histórico transformador que fundó Néstor Kirchner. Y esta Ley es hija del coraje de la Presidenta de la Nación, de recoger esa historia y llevarla al Parlamento para que se haga Ley. Es el coraje de nuestra ex Presidenta. Es el coraje de Cristina que permitió también tener esta Ley que democratiza la palabra y por eso Cristina y el proyecto nacional, popular y democrático trascendió el 10 de diciembre de 2015 porque ese proyecto maravilloso, lleno de sueños y de realidades, nació para quedarse de la mano de Cristina Fernández de Kirchner.


Compañero Carlos Girotti, secretario de Comunicación y Difusión de CTA:

Esta pelea se inscribe en el nuevo momento político que vivimos en la Argentina a partir de la presidencia de Mauricio Macri. Es evidente que este gobierno está dispuesto a no respetar la Ley, a no respetar la Constitución, a no respetar las instituciones de la República, pese a su prédica durante la campaña electoral, pese a las promesas, a los globos de colores, al glamour, la verdad está demostrando que el gobierno de Mauricio Macri poco interés tiene en preservar las instituciones republicanas y la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que es probablemente una de las leyes emblemáticas del último período democrático en la Argentina, además del período democrático más prolongado de la historia de la República Argentina. Entonces llama la atención su vocación por destruir, por pisotear las instituciones de esta Ley y además desconocer profundamente a las autoridades democráticamente designadas para llevar a cabo, para ser precisamente las autoridades de aplicación de la Ley.

De manera tal que la Central de Trabajadores de la Argentina, junto a todos los trabajadores de prensa, de la comunicación, de la cultura, nos estamos movilizando hoy para acompañar esta reivindicación unánime que es luchar incansablemente por la defensa de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, por sus institutos, por sus autoridades de aplicación y por la defensa de las fuentes de trabajo de nuestros compañeros, los trabajadores.