viernes, 15 de julio de 2016

PARA DECIR "NI UNA MENOS" HAY QUE DEFENDER LA EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL

El Programa de Educación Sexual Integral, creado para dar cumplimento a la Ley Nacional N 26.150, ha posibilitado la formación y capacitación de miles de Trabajadoras y Trabajadores de la Educación en todo el país. La noticia de la inactividad del programa y la ausencia de renovación de contratos a lxs trabajadorxs preocupa. 

SUTEBA adhiere a lo expresado en el documento (hacer clic aquí) y convoca a difundir en las redes sociales y en medios de comunicación el documento final con todas las adhesiones.




No es posible pensar un trabajo institucional que tienda a instalar el cambio de paradigma que de cuenta de igualdad, respeto y equidad (en definitiva una educación no sexista) si no existe una política desde el Estado que lo promueva y propicie la capacitación de la comunidad educativa .

Al abordar la ESI, la escuela se conmueve ya que tanto las niñas, los niños y adolescentes como adultxs trabajadorxs y estudiantes encuentran el espacio para manifestar, construir y afianzar nuevas construcciones de vínculos que movilizan subjetividades en aras de una vida plena, libre de violencia.

Las familias experimentan cierto alivio ante la posibilidad de que la escuela aborde temas vinculados a la sexualidad y también se conmueven ante la oportunidad de intervenir junto a la escuela de sus hijos e hijas en este aspecto de la crianza.

Millones de niñas, niños y adolescentes en todo el país son beneficiarios directos de esta política pública que pone en debate las relaciones interpersonales entre varones y mujeres, la afectividad, el cuidado del cuerpo y el ejercicio de derechos.

Quienes llevan adelante el programa y son responsables de las capacitaciones, de la elaboración de guías y propuestas de trabajo por niveles y modalidades, de producciones audiovisuales y de revistas para las familias, merecen respeto como trabajadorxs y en relación a la valoración de sus producciones y puestos de trabajo.

En un país donde el embarazo adolescente no planificado registra estadísticas consideradas altas, cuando los embarazos y partos de niñas de entre 10 y 14 años son producto de abuso sexual intrafamiliar y constituyen un problema de salud pública y se registran numerosos casos de ataques y crímenes de odio a las personas no heterosexuales, así como también la violencia hacia las mujeres se lleva centenares de vidas por año, la posibilidad de l desmantelamiento o cierre de este programa implica la pérdida de una oportunidad de construir desde ese espacio de prevención que es la escuela, nuevos paradigmas de respeto y diversidad.

Desde SUTEBA acompañamos y celebramos la sanción de la ley, la instalación del Programa y sostenemos como política sindical la capacitación permanente de todxs lxs Trabajadorxs de la Educación.

Por eso, manifestamos nuestra preocupación y el rechazo a cualquier acción del Gobierno Nacional que implique el cercenamiento del derecho a la educación sexual integral con perspectiva de género.

Nota de Página de 12:    Sin educación en contra del machismo     


Documento: Para decir "Ni una menos" hay que defender la Educación Sexual Integral


(Fuente: Suteba Central)