miércoles, 31 de agosto de 2016

SUTEBA 30 años de construcción colectiva

En la madrugada de aquel 31 de agosto de 1986, un centenar de delegados le poníamos nombre a un viejo sueño. Era el nacimiento del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación, el SUTEBA.



Desde ese día, el SUTEBA se templó en la resistencia y la lucha; está en la escuela y en la calle, es instrumento de unidad, lugar de encuentro, espacio de reflexión, de debate y formación. Hoy nuestra organización llegó a los 30 años, donde los Trabajadores de la Educación fuimos protagonistas principales de esta construcción colectiva en toda la Provincia, luchando no sólo por el salario o las condiciones de trabajo, sino por una Escuela Pública que impulse al Derecho Social a la Educación.


La fuerza principal del SUTEBA radica en que es una construcción colectiva que nos pertenece a todos. Lo construimos cada día con errores y aciertos. Lo construimos todos los días con autonomía y democracia. Y no lo hacemos solos, sino codo a codo con todos los docentes de CTERA, con los trabajadores de la CTA, con las organizaciones sociales, con las Madres y las Abuelas.


Esta historia es la que fuimos escribiendo a lo largo de estos 30 años, es la historia que escribimos los Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires. Y es la que continuaremos escribiendo, porque hoy más que nunca seguiremos en las calles, seguiremos luchando con decisión, ya que nuestro destino está atado al conjunto de los trabajadores y porque la Escuela Pública está de pie y más viva que nunca.


Este 31 de agosto, conmemoramos los 30 años convocados a ser parte de  una gran  Marcha Federal. Así volvemos nuevamente a poblar las calles, al ritmo de bombos y redoblantes, con banderas al viento, junto a un Pueblo movilizado, con la clara presencia de los que siempre estarán, con los que están y con los que vendrán.


Esta es una historia que, por suerte, tiene final abierto. De una sola cosa estamos seguros: La seguiremos escribiendo, como hasta ahora, con "Banderas en el corazón"...


(Fuente: Suteba Central)